• Gonzalo Juliani

CONSEJOS PARA BARES Y RESTAURANTES ESPAÑOLES ANTE EL CORONAVIRUS

Creo que a nadie se le escapa que España esta siguiendo la estela de Italia en lo que a la gestión preventiva del coronavirus (COVID-19) se refiere.


En concreto el sector de bares y restaurantes, hostelería en general, de ir aplicando el famoso refrán que alerta: “Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar”.


Y es que ya son muchos los empresarios del sector de la restauración que están sufriendo los efectos secundarios del dichoso virus en sus negocios - traducido en un descenso dramático de su clientela-.


Dejando a un lado las consideraciones sanitarias y la pertinencia o no de las medidas, en forma de decreto urgente, que están llevando a cabo los diferentes gobiernos; lo cierto es que muchos bares y restaurantes de este país están viviendo uno de los periodos más delicados de su trayectoria. Y todo apunta a que lo peor está por venir.


POSIBLES RESTRICCIONES DE APERTURA EN BARES Y RESTAURANTES


No es el objetivo de este artículo alarmar a nadie sino aportar nuestro grano de arena en forma de consejos donde puedan apoyarse los empresarios del sector.


El asunto es que, desde el pasado 10 de marzo, el gobierno italiano ha aplicado una prohibición sin precedentes en todo el territorio nacional. No se puede salir a cenar.

Los bares y restaurantes italianos deberán cerrar a las seis de la tarde, un toque de queda en toda regla vamos.


La cosa se agrava si tenemos en cuenta que la franja horaria más rentables de muchos negocios de restauración es precisamente la cena.





Esta situación esta poniendo a prueba todo el sector, que plantea serias dudas sobre la continuidad del negocio de muchas empresas si esta situación se prolongara demasiado en el tiempo.


Parece que estas medidas especiales están programadas hasta el 3 de abril pero esperemos que las cosas no se alarguen tanto.


MEDIDAS PARA AYUDAR AL SECTOR DE LA RESTAURACIÓN ANTE EL CORONAVIRUS


La salud es lo primero, eso está claro y nadie lo discute. Además, habrá quien diga que los negocios son negocios y no seré yo quien lo contradiga pero ¿Quién podría prevenir una situación así?


Pongámonos en los pies del dueño de un bar o restaurante que pierde un volumen significativo de ingresos ante lo que está pasando.


Ese dinero que deja de ganar el empresario ya no puede circular para pagar impuestos, proveedores y empleados. Los que están a punto de terminar su contrato, seguramente ya no lo renueven y las nuevas incorporaciones están paralizadas y así seguirán un tiempo.





Algunas medidas que serían exigibles de cara al gobierno para aliviar, al menos en parte, la trágica situación de estos empresarios serían la aplicación de mecanismos de crédito fiscal y de seguridad social, la suspensión de pagos de impuestos y cargas, así como la paralización de desalojos por retrasos en el pago de la renta.


Obviamente esta la opción de pedir un crédito al banco pero en muchos casos eso no hará más que empeorar la situación de muchos.


ALGUNOS CONSEJOS ÚTILES PARA LOS DUEÑOS DE BARES Y RESTAURANTES


Lo primero es aliviar la sensación de culpa e incertidumbre. Nadie estaba preparado para esta situación y cada uno vamos reaccionando como podemos.


Lo segundo es que las consecuencias las pagamos todos, no solo el empresario, por lo que todos deben poner de su parte.


En cuanto a los consejos más importantes que podemos dar al empresario de hostelería, serían los siguientes:


  1. Decidir con los números en la mano si compensa mantener abierto el negocio o cerrarlo temporalmente. Aprovechando para dar vacaciones al personal.

  2. Lo siguiente será intentar sentarse con el dueño del local, si se esta bajo un contrato de arrendamiento, para que congele los cobros hasta que la situación se regularice. Hay que tener en cuenta que ningún propietario estará por la labor de echar a sus inquilinos sabiendo que quien venga después tendrá el mismo problema o peor. Y eso en caso de que consiga volver a alquilar su local.

  3. También hay que hablar con el banco, si se esta haciendo frente a un préstamo, para que suspenda sin penalización el pago de las cuotas, al menos en la parte de capital.

  4. Poner el foco en el envio a domicilio y en preparar el producto para llevar. Si no se ha tenido nunca es el momento de plantearse su implementación. (HR consultores puede ayudarte en preparar un sistema de take away y delivery)

  5. Dotar a tus empleados de mascarillas y guantes.

  6. Poner las mesas del restaurante a la mayor distancia posible entre si aunque sacrifiquemos puestos.

  7. Enviar a tu base de datos de clientes un SMS o correo informativo explicando que tu establecimiento está aplicando escrupulosamente las medidas recomendadas por la OMS en materia de prevención de contagios.

  8. Además, si tenemos esa base de datos de clientes o bien a través de redes sociales, podemos ofrecer cupones para consumir en el futuro a un precio reducido.

  9. Los negocios que no tengan servicio a mesa deberán implementarlo para evitar colas en un mismo punto.

En todo caso, mantener la relación con el cliente es esencial, ahora y en el futuro. Y esperamos poder volver a la normalidad pronto.

89 vistas